¿Roncas y dejas de respirar cuando duermes? Puedes tener apnea del sueño

La apnea del sueño es un trastorno que produce interrupciones momentáneas de la respiración mientras una persona duerme. 

Esta patología influye negativamente en la calidad del sueño de quien la padece, pero también de quienes están alrededor del afectado.

Y es que uno de los síntomas más significativos y molestos de la apnea son los ronquidos.

¿Qué es la apnea del sueño?

El SAHS se clasifica principalmente en dos tipos:

Apnea obstructiva del sueño

Conocida por sus siglas, SAOS o AOS, es la tipología más común dentro de este tipo de desorden nocturno.

La persona con apnea experimenta repetidas pausas en su respiración de una duración mínima de 10 segundos mientras está durmiendo.

Esto sucede porque las vías respiratorias se estrechan o se bloquean completamente, impidiendo que llegue la suficiente cantidad de aire a los pulmones.

Es por ello que el escaso oxígeno que consigue penetrar lo hace con dificultad y la persona ronca.

Cuando los pulmones no reciben el aire que necesitan y baja la concentración de oxígeno, inconscientemente, la persona interrumpe el sueño para despejar las vías.

El intento súbito de respirar originará un sonido similar al que hace alguien cuando se atraganta.

Las fases del sueño van cambiando mientras dormimos, y estos episodios suceden generalmente en las etapas más profundas.

La respiración vuelve a la normalidad cuando el sueño es más ligero.

De esta manera, el ciclo respiratorio se mantiene hasta que se produzca el siguiente episodio de apnea.

 

Apnea del sueño central

En este caso, el origen del trastorno se encuentra en el cerebro, que no envía las órdenes necesarias a los músculos para respirar.

Por tanto, no es fruto de una obstrucción en las vías.

Este tipo de apnea suelen experimentarla personas con enfermedades como fallos cardíacos, tumores o infecciones cerebrales.

Aunque no todas las personas que roncan
sufren apnea del sueño, el ronquido es
uno de los síntomas más claros de este trastorno

¿A quién afecta este trastorno del sueño?

De acuerdo con el Consenso Nacional sobre el SAHS, se trata de una enfermedad del sueño frecuente.

Afecta a una parte importante de la población: entre el 4-6% de hombres y entre el 2-4% de mujeres de edad media y a casi 2 millones de personas en España.

Como explica la doctora Patricia Bratos, especialista en ortodoncia, medida que la persona va cumpliendo años, la presencia de la apnea puede hacerse más patente.

Es por ello que, en mayores de 65 años, este trastorno alcanza a un 25% de la población.

Por otra parte, la apnea en bebés y niños es menos frecuente, perjudicando a un porcentaje menor que oscila entre el 1 y el 3%.

Principales síntomas de la apnea

Los trastornos del sueño generan una mala calidad en el descanso y puede llegar a perjudicar seriamente nuestra vida.

De hecho, la AOS se considera en muchas ocasiones un trastorno crónico.

La doctora Bratos explica que, además de los característicos ronquidos, la apnea presenta una serie de síntomas que originan los problemas de sueño:

  • Despertarse con cansancio por la mañana.

  • Despertarse durante la noche con sensación de ahogo.

  • Experimentar somnolencia durante el día.

  • Sentir mal humor e irritabilidad.

  • Dormirse con facilidad en periodos de inactividad.

  • Tener dolores de cabeza frecuentes.

  • Falta de concentración.

  • Pérdida de memoria.

¿Cómo se trata la apnea obstructiva del sueño?

Al ser un trastorno que sucede cuando la persona está dormida, muchos afectados no saben que tienen AOS.

De hecho, en la mayoría de ocasiones, es la pareja o algún miembro de la familia la persona quien detecta el problema al observar el mismo patrón todas las noches.

Sobre todo, hablamos de fuertes ronquidos que se alternan con repetidas pausas respiratorias.

Aunque el hábito de roncar es uno de los síntomas más asociados con la apnea, es importante señalar que no todas las personas que roncan padecen este trastorno.

Por eso, si se tienen dudas es mejor acudir a un profesional para que realice un diagnóstico y establezca un tratamiento.

Existen dos tipos de tratamiento contra la apnea del sueño:

 

Orthoapnea

Otro de los tratamientos para combatir la apnea del sueño en casos leves y moderados es el aparato intraoral Orthoapnea.

Compuesto por dos férulas unidas entre sí mediante un tornillo, este dispositivo de avance mandibular favorece el adelantamiento del maxilar para facilitar el paso del aire.

Así, se normaliza el ciclo respiratorio y funciona también como uno de los remedios para los ronquidos.

Puesto que el fin de Orthoapnea es garantizar el sueño reparador, se confecciona a medida de cada persona para que resulte cómodo.

Además, permite libertad de movimientos e incluso beber agua y hablar.

 

Presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP)

Conocida como CPAP por sus siglas en inglés, se trata de una máquina que se emplea en los casos más severos de apnea.

Si una persona interrumpe su respiración demasiadas veces por minuto, el profesional determina que no es posible corregir el trastorno mediante otro método.

El CPAP funciona suministrando a la persona oxígeno de forma constante, forzando a las vías respiratorias a mantenerse abiertas.

Una vez prescrito su uso, el paciente debe utilizarlo cada noche en sus horas de sueño.

Adquirir esta rutina puede resultar algo complicado para algunas personas, pues emite ruidos y hace que el portador sienta una entrada constante de aire.

Por eso, al principio, resulta incómodo dormir con él.

Sin embargo, en los casos en los que es necesario utilizarlo, se debe ser lo más constante posible con su uso, ya que la falta de aire reiterada puede ser peligrosa.

Multident San Miguel | Multident San Juan de Lurigancho | Clínica de Ortodoncia y Alta Estética – Los Olivos | Términos y Política de Privacidad

  • Facebook
  • Instagram
  • Email
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn
  • Whatsapp

Multident San Juan de Lurigancho
Clínica de Ortodoncia y Alta Estética – Los Olivos
Multident San Miguel
Términos y Política de Privacidad

  • Facebook
  • Instagram
  • Email
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn
  • Whatsapp